Si ves esto cerca de tu casa, ¡procura no entrar en estado de pánico!, pide ayuda inmediatamente!!

curiosidades 1710 Visitas

 

Australia no deja de sorprendernos con sus exóticos animales; sin embargo, la categoría de exótico no sólo se la llevan los animales; y aunque pueda parecer algo salido de una película de extraterrestres, el Clathrus archeri es en realidad un hongo y no un animal. El Clathrus archeri, también conocido como los dedos del diablo o el stinkhorn , es nativo de Australia y Nueva Zelanda, aunque se encuentra ahora en toda Europa y América del Norte. El primer avistamiento en Europa fue en 1914, donde se cree que las esporas del hongo fueron traídas en los suministros militares de la Primera Guerra Mundial.

hongo-tasmania

Estos deberían parecer algo más “normales” cuando eclosionan, ¿verdad? ¡Estás equivocado!

Aunque puedan parecer una especie de monstruo horrible que acaba de llegar a la tierra a sembrar el mal… Ahora veamos como entran en juego estos “Dedos del Diablo”. ¡Muy extraño! A medida que va madurando, el saco se rompe por una serie de tentáculos rojos aterradores.

A primera vista, se ven como una especie de demonio intentando venir al mundo, pero en realidad son totalmente benignos. Los cuatro tentáculos están recubiertos de un tejido viscoso, de olor fuerte, con la intención de atraer a las moscas.

Si te gusta el contenido e información de adelgazar y salud únete a este grupo "Adelgaza y Vive Saludablemente" puedes buscarlo así y unirte para mas contenido y dinámicas.

dedos-del-diablo-2

Sin embargo, el hongo no es carnívoro. En su lugar, contamina a las moscas con sus esporas, convirtiéndolas en agentes de dispersión. Los otros miembros del género Clathrus también son muy fascinantes. Por ejemplo el Ruber Clathrus, que se expande en esta estructura entramada increíble… Y otro primo, los Fusiformis Pseudocolus, que se parece a la descendencia de un monstruoso hombre calamar…

Los expertos recomiendan que si alguien se quiere deshacer de este desagradable hongo, deberían enviarlo directamente al infierno que es de donde este vino. El problema es que si este hongo se encuentra en el césped o el jardín de alguien, lo más seguro es que al dispersar sus esporas, los jardines seguramente se infesten de este hongo. Y no es por despreciarlo, el problema es que rápidamente un jardín puede adquirir el pútrido aroma generado por este ser, y es lo que uno menos desea cuando tiene un jardín lleno de flores.

SHARES
Comparte en FacebookShareTweet en TwitterTweet
Loading...

Comentarios